LUJURIA

Desespero entre tus piernas
por el sabor de tus mieles,
y entre que busco el azahar de tu vientre
me derrito a tus placeres,
que llevar me llevan
a la mano de la lujuria,
y disfruto más que nunca
de tus labios más maduros.