Y como incógnita tú nombre

Y como incógnita tú nombre,
que no supe hasta mediado camino
proyectado con ilusión,
entre tan bonitas palabras.
Que hermosura cuando hablas,
que inocencia desprendes, tanta,
que haces subir el ritmo del corazón.
Fue tan poco el tiempo
el que el destino nos dio
y tanto lo compartido que como
historia de la antigüedad lo podrían
clasificar de milagroso por la sencillez
de dos personas, justas,
sinceras,
que en otro tiempo dejando una puerta abierta.
Notas cuando la verdad sale
de la boca,
eres fiel a tus principios
como el que te escribe los suyos y
es que dejas huella en la amistad abierta.
Que lo que la vida inició
dure,
como algo imperecedero en este mundo
de pocos amigos.
La distancia en el amor
es a la larga incompatible
pero una amistad puede ser para siempre
y esto tan hermoso que se formó desde
palabras lo puede ser, amigos, o quizás
dos románticos que una noche decidieron
compartir los secretos que sus corazones
guardan.