Mi amada Olívica

Las olas en la orilla

destruye los castillos de arena

toman la playa

como yo te tomo en brazos.

Tus ojos son como algas

que tintinean como las estrellas

y no dejan rastro alguno

de los besos que me has dado.

Predicen de la extinción

de todos los seres vivos, esos

que navegan de mi cuerpo

a los acantilados de tus fantasías.

Como almeja abierta

filtrando todo lo que nos alimenta

la calidez de un rayo de sol

desnudando nuestra genética.