Petunio el muso de la “María”

Ese hombre llamado Petunio Mocos Largos que toda su vida lleva escapando del cortejo de la “María” por falta de tiempo y porque se desespera cada vez que ella le intenta meter la lengua por el esófago. Ese hombre que trabaja de noche y de día sin saber lo que es una cama y sin tiempo para comer de caliente, come más bocadillos que tiempo tiene el panadero en hacer el pan. Ese hombre que intenta envejecer con estilo y se cree que su espejo lo hace gordo por fastidiar pero que cuando va por la calle escucha como le silban, para que se aparte del centro de la acera y deje pasar al resto de los ciudadanos. Ese hombre que ha dado un salto en su evolución que casi se le puede llamar alienígena o darle un par de bofetadas para ver si se centra. Ese hombre que le puedes preguntar lo que quieras que tiene toda la información aunque no sepa de nada, ese hombre es Petunio Mocos Largos, profesional como la copa de un pino, no ha sido un accidente el que naciese ni esta soltero por presumir si no que por ahorrar. Ese hombre que no usa energías renovables porque tiene conciencia social y se preocupa por las élites, ese hombre que si ve un animal herido en una cuneta lo recoge y lo prepara en un estofado, que nada se tira, todo se aprovecha. Ese hombre que no sabe de salvajadas pero se afeita con piedra pómez y usa corales muertos como esponjas para lavarse su piel dura, más dura que una campaña electoral. Ese hombre que te hace reír cuando lo ves abonando el campo con sus propios excrementos, ese hombre que sus hábitos y costumbres son motivos de tesis, ese hombre es y será por siempre Petunio Mocos Largos.