Pensando en ti. . .

Me pierdo en tus pupilas

y entre tus dedos suaves

me imagino que soy el viento

jugando con tu cuerpo.

Eres un ser tan bello

que sorprende tanta bondad

y aunque tienes alma de guerrera

nunca vas a molestar.

Te quiero tanto y profundo

que te sorprendería saber cuanto

a veces adorar y sentir

es más fácil de lo esperado.

Y a pesar de mi imperfección

reclamas siempre estar a mi lado

creo que lo haces para darme paz

y protegerme de mi locura.