Que ganas tienen…

Aliados de transparente forma

ordinarios y cotidianos

que llenan de tensiones humanas

la ligereza del pensamiento.

Sacos llenos de humanos

que sin fines afines

son desterrados por el tiempo

más allá de los nuevos brotes.

Ni legados en los documentos

de las secuelas de guerras abiertas

paradojas de la realidad

dando de comer de la misma mierda.

Masas que enfurecen

a todas esas antorchas humeantes

no queda alambre de espino

ni estrategias similares.