Un perro sombrío en una nave espacial

Mordedura

imparable en la carne

la rabia

de un momento inexplicable.

A la sombra

de la necedad del hombre

el perro de la materia gris

se engrandece.

En esa nave

que nos lleva a la locura

sin intermitencias

ni aplausos.

Y nos cambia la vida

todo aquello que es ajeno

a clavar los colmillos en blando

en dejar de ser la perra.