En mi cama o en la tuya

Sentirte

en mi lado de la almohada

en las noches tristes

en la más infinita oscuridad

es una luz cálida

la sensación más emocionante.

Tenerte

entre mi cuerpo y mi cama

jugando con el placer

el calor añadido a las sabanas

como un fuego imperecedero

el edredón de nuestros besos.