Ahora que me ves fijamente te digo:

Cuando te veo a los ojos

y profundizo en tu interior

siento tantas cosas increíbles

que no dejo de adorarte.

Tu valentía y nobleza

la bondad que recorre tu ser

la paz que transmites cuando hablas

la serenidad del amor que me das.

Todo ello cuando te tengo

compartiendo nuestro tiempo

dejando que no sólo las palabras manden

también desde nuestros corazones.

Y confieso que te idolatro

por todas las razones anteriores

pero sobre todo por una bien firme

antes te quería ahora te amo.