En mi cama o en la tuya

Sentirte

en mi lado de la almohada

en las noches tristes

en la más infinita oscuridad

es una luz cálida

la sensación más emocionante.

Tenerte

entre mi cuerpo y mi cama

jugando con el placer

el calor añadido a las sabanas

como un fuego imperecedero

el edredón de nuestros besos.

De esas cosas del vivir juntos

Me enamoro de ti cada día

cuando eres mi primer mensaje

como una vieja canción en mi mente

sonando al ritmo de mi corazón.

Eres mi primera llamada

porque si no escucho tu voz no soy yo

necesito de tu sonrisa para brillar

y darte un amanecer.

Marcas las horas que pasamos

el estar juntos es un mandamiento sagrado

nada nos puede separar si estamos unidos

ni Sor Tragedia Olívica se atrevería.

Necesito tus caricias como el comer

nada en este mundo es más agradable

que sentirte en mi piel de mil maneras

y rendirme a tus besos una y otra vez.

En directo

En directo

tus ojos y los míos

conversaciones de amor

llamada de esperanza.

Cuerpos necesitados

deseos incontrolables

tus necesidades y las mías

odiadas distancias.

Tu voz en mi interior

calma la bestia que llevo dentro

mi voz en el tuyo

habla siempre de sentimientos.

Los dos juntos

en una armonía especial

una pareja compenetrada

en un mundo desigual.

Sufrir a diario

Se me va el cuerpo

la cabeza mareada

los músculos se quejan

mis huesos me matan.

Hasta cuando este sufrir

si pido piedad a diario

cuando podré dormir

sin los gritos en mi interior.

La necesidad de paz que busco

entre mi agonía y sufrimiento

que el amor de mi vida se aburra

de mi enfermedad me abruma.

Llorar sin soltar lágrimas

siempre tener una sonrisa

estar reventado por dentro

sin un minuto de descanso.