Hacemos el amor

Hacemos el amor

cada vez que nos vemos

que nos sentimos

que nos rozamos suavemente.

Nos amamos

como en una juventud rebelde

de sexo maravilloso y dulce

de momentos inolvidables.

Queremos en ambos

el placer no sólo de las palabras

el acto de nuestros cuerpos

mezclándose entre besos.

Hacemos el amor

siempre que nos viene en gana

porque no tenemos limites

porque no nos avergonzamos de nada.