Nuestras duchas

Compartimos una ducha

la espuma y el agua caliente

nuestras manos repartiéndose

por nuestros cuerpos.

Yo buscaba jugar con tus curvas

tu te interesabas en las mías

en un ritmo acompasado sin freno

pero tierno y agradable.

El agua como lubricante

el cristal de la mampara como tope

mis embestidas y tus besos

llenando la ducha de orgasmos.

Compartimos nuestros cuerpos

cada vez que nos duchamos

y no se que nos pasa al juntarnos

porque siempre acabamos mojados.