Me me

Me compadezco

de mis tinieblas de la rabia

de la baba cansina

de mi menstruación exorbitante.

Me auto castigo

por los neumáticos de mis caderas

mis longanizas colgantes

las medias rotas. 

Me infrinjo dolor

al meter los dedos escamosos

al peinarme con herradura

buscando la suerte esquiva.

Me tolero a mi misma

en el saco de las obscenidades

allí donde me vuelvo serpiente

a mi gente devoro.