Nuestros cielos

Entre tu cielo y el mío

hay jardines flotantes

que unen ambos cielos

con miles de riachuelos.

En mi cielo hay cariño

en el tuyo hay ternura

y en los dos caben todos

incluso nuestros enemigos.

Nuestros cielos son poderosos

porque nuestras almas los protegen

no hay espacio para la maldad

ni para nada que nos haga daño.

Entre mi cielo y el tuyo

no hay diferencia alguna

si podemos destacar alguna

es que se llaman: Sol y Luna.