Las guerras del final

Entras en mi zona de combate

donde no hay momento de tregua

ni derecho al romance

ni tampoco a respirar en paz.

Donde todo está contaminado

una radiación que mata todo lo amado

que no existen los besos

ni las promesas de llevarnos lejos.

La música no existe

sólo el ruido de los latidos de los corazones

que sin armadura se queman

ante la presión de la eterna oscuridad.

Quieres luchar  en mi guerra

esa que te llena de droga la razón

quieres ser una mística inmortal

en el sendero de las trincheras.