Cuestión de barrigas

Me arranco las pestañas

en las dobleces de tu barriga

esa donde se perdió el ombligo

donde no se ve mata de pelo.

En mis dobleces sin embargo

tu te puedes alisar tu pelo azabache

ya que el calor de mi cuerpo

no tiene termómetro que lo mida.

Y en este dúo de barrigas

a cada cual más peleona y retorcida

ni las propias matemáticas lo explican

cual es mas delictiva.

Y aunque solo nos faltaría

poner huevos con ellas

asumamos que cuando bailamos

nos movemos como gallinas.