Confiar con desconfianza

¿Se puede confiar

en alguien que no lo hace

en su propia sombra

en sus propios latidos?.

El musculo patético

de una lengua viperina

es como una paja perdida

en un pañuelo rancio.

Retractarse de algo

que no sea lo propio

es tan evidentemente relevante

como la puta vida.

Confiar en la acusación

para darle un millón de vueltas

deja de ser coherente

cuando no lo tenemos en mente.