Ganarse el cielo

El reino de los cielos

se gana llenándose de barro

en la lucha del día a día

en la humildad del alma.

De nada te vale

cubrirte de oro y plata

las estrellas no se compran

se regalan de buena voluntad.

Nacimos de la tierra

y en ella volvemos de mil maneras

no esperes regalos de nadie

al final nos vamos solos.

Pueda que exista otro mundo

donde nuestra conciencia se ilumine

pero lo único que sabemos cierto

es que nacemos y morimos.