Lonamin

Creces en la burbuja

de la especia menos predominante

en una cosquilla suave

de una pluma de Ícaro.

Haces discursos donde te creces

hacer que el mundo sea tu libro ensordece

pero alzas la mirada

al son de las campanas.

Y te cruzas con los elementos

a los que despachas con gusto

eres la energía en bruto

en manos de una comadreja.

Y te quiero besar

porque no son pecado tus labios

lo serían y por siempre

si el conejo estuviese malo.