La princesa del pantano

Cuatro peces de roca

la sustentaban

con sus espinas en mi piel

con las escamas en mi boca.

Nacida en la bruma

el paraje hasta el agua sombría

no conoce la dicha

ni menos mi poesía.

Eleanor es rebelde  por causa

la hambruna no le deja peinarse

saca sus uñas de gata

espera tu muerte con ganas.

Me hace su coito a la tarde

fastidia la siesta temprana

pero sus palabras son platino

del bueno del que se muerde.