Todo sigue igual

Y las aguas no se calmaron, los camarones siguen revueltos y no hay una sola gamba que maneje la barca, nos va a comer el tiburón.