Pensar a las 12:16 am que…

Cuando no te queda nada que ofrecer y sólo recibes la caricia de la lluvia ya no esperas un abrazo sincero ni una palabra hermosa susurrada al oído…