Acabas conmigo

¡Maldita!.

Enfermedad que me castigas

me rompes

me destrozas

me inhabilitas 

me hundes

me confundes

me ofreces dolor

me quitas la vida.

¡Maldita!.

¡Déjame en paz!.

¡Devuélveme el control de mi cuerpo!.

Dame un respiro.