Fruta de destrucción

A caballo la muerte

a pelo en la montura

agarrándose fuertemente

con sus huesudas piernas.

Al trote ojos de fuego

el corcel amamanta el silencio

el populacho agacha la cabeza

muchos se orinan.

Calavera altiva

no deja sabor dulce a su paso

la muerte no cabalga sola

es una legión de herejes.

Disfrutando del momento

de la maldad y el tormento

que todos los humanos elegimos

antes de morirnos.

Lo volverás a hacer y lo sabes

Me ofreces miseria

cuando te llevaste platino

tus juegos ya no duelen

no tienen sentido.

Ya no siente el corazón

habla la supervivencia

no volverá a suceder

sólo se muere una vez.

Has hecho daño

y no se resuelve con una rosa

ni palabras amables

cuando no volverás a cumplir.

Y lo sabes

eres humo en la bruma

cuando obtengas lo que quieres

desaparecerás. 

Acabas conmigo

¡Maldita!.

Enfermedad que me castigas

me rompes

me destrozas

me inhabilitas 

me hundes

me confundes

me ofreces dolor

me quitas la vida.

¡Maldita!.

¡Déjame en paz!.

¡Devuélveme el control de mi cuerpo!.

Dame un respiro.