Tu secta mental

Haces de tus heces

un experimento social

donde el estiércol te camufla

como a un buen cerdo.

Te manifiestas con pancartas

con letras de fuego de tu boca

donde insultas al rebuzno

de la poesía más rancia.

Te equivocas despectivamente

con todo lo que te rodea

la gente te cae gorda fingida

basura que hasta por serlo hueles.

Una lección de vida

ese señuelo que pones a cada uno

cada loco con su tema

y tu dedo como no metido en el culo.