Las pruebas

Odio y rencor

en la puerta vacía

de los argumentos perdidos

de tu vida.

Rumores de oídas

en tu biorritmo interior

en la edad de la inocencia

llena de tu corrupción.

Donde los amos

encadenan las horas

ese alguien desconocido

con cuero en las manos.

Envidia y furia

decisiones mal tomadas

te llaman Miss injurias

no vales para nada.