Nada nuevo en la oficina

No me sorprende

la tierra plana o esférica

el fin de los mares

o la eternidad de los océanos.

El futuro de la vida

donde todo afecta a todo

y la sensibilidad humana

se pierde en el horizonte.

No me sorprende

la imposición de nosotros mismos

sobre todas las cosas

esas a las que decimos te quiero.

Arriesgando todo al farol

de una incertidumbre palpable

donde el oxigeno se queda azul

y nos señalan con el dedo.