Tus vacaciones

Por las playas de Bueu

vas dejando partes de tu alma

esa esencia que adoras

partes de lo que amas.

Te dejas endulzar

por las meigas y los trasnos

el olor a la sal

broncea tu Atlántico.

Y echas de menos al duende

ese que te quiere tanto

es como un misterio viviente

sabes que existe pero no se ve.

Y sigues quemando asfalto

recorriendo el paraíso

sabes que no hay nada mejor

que Galicia en verano.