Demasiado alto

Suena la música

los pies están destrozados

de bailar en un sofá vacío

de los ojos con rabia.

El volumen tapa la lluvia

los charcos crecen en el asfalto

suena la radio de un vigilante

la gente se está quejando.

Las gotas contra el cristal

son una condena sin cadenas

los gritos en los altavoces

no son agradables.

Golpes en la puerta

¡baja el volumen! Gritan

nadie contesta a las voces

todo parece muerto.