Y te pienso hoy y siempre

He soñado toda mi vida que estaríamos juntos por siempre como en los cuentos de príncipes y princesas. Y lo conseguimos, tuvimos una infancia feliz juntos, en un barrio donde sobrevivir era toda una utopía y la mezcla de una japonesa y un gallego era explosiva, pero teníamos una pandilla unida, que fueron cayendo con cuentagotas de la vida y empezaron a llenar el cementerio de los recuerdos, sin duda aprendimos con sus muertes a ser más fuertes.

Luego llego el momento de dar el paso, por lo civil y con conjuros, de sangre, de amor, de deseo y de eternidad. Nos decíamos que lo mejor era volar del barrio y salir de el, explorar nuevos horizontes y con un par, con toda la experiencia detrás lo conseguimos. Nunca pude imaginar lo grande que se puede sentir uno a lo largo de los años a tu lado, aprendiendo mutuamente de como se puede ser únicos sin corromper nuestros valores, sin negar el espacio del otro, sin dejar de enamorarse cada mañana.

El día que tu también partiste hacia donde todos aquellos fueron quedando por el camino, parte de mi supo al momento que la línea de la vida iba a ser muy fina. Y hoy me pregunto como sigo aguantando tanto dolor por que no quiero perder tu recuerdo, porque igual luego no coincidimos y eso me atraganta, me hiere el corazón. Aunque visto lo visto y como tu me ves desde tu lugar preferido igual es momento de atreverse a caminar por el sendero y esperar que tu estés al final de el para guiarme hacía donde todos los que nos han importado estén esperándome para volver a juntar la pandilla, nuestro amor, los buenos tiempos.

Te amo.