No sé si despedirme

Duende mi pena

ya de mi no tienen arreglo

me han dejado al fin

para mis últimos momentos.

Ya no tengo cura

ni razón de seguir con ilusiones

ahora sólo toca no sufrir

hasta el final de mis días.

Ya no hay pactos

ni con ángeles ni demonios

mi ser se marchita

mi alma pronto me abandona.

Duende vete ya

no se que hacer ahora

si dejarme mecer por las olas

o que me trague la tierra para siempre.