Navajazos de piel

Gladiadores

de esparto y pata de jamón

cuchillas de afeitar

como armas supremas.

La locura mentirosa

con aviso a navegantes

hay quien saca la espada

sin sacársela de la garganta.

¡Pelea! ¡pelea!

cuidado con las velas

que cuando viene el huracán

vuelan cuchillos.

Y digo yo no sería

que volasen mejor marranos

que al duro metal duele

si no lo lubricas debidamente.