Toma asiento

Muerte y sarcasmo

cristales rotos

el estado de mi vida

sucumbe.

Mis ojos ven el caos

en un asiento de un tren

lanzado al espacio

con sonoras luminarias.

Una melodía se propaga

como tragos cortos de vodka

al grito de guerra

de una inocente malvada.

Saco las puás de mi lengua

y rasgo las vestiduras mojadas

en el fluido de tus orgasmos

mientras cantas.