Tu dulce morir

Aprietas con fuerza

los hilos de mi vida

el sacacorchos del alma

la bocina de mi campanilla.

Suspiro por meterte dentro

de un ataúd rosa con murales

de perlas negras y esmeraldas

con calefacción de carbón.

Resignado de pan y queso

deje de tomar el chorizo a palo

cuando te vestías de muerto

supe de tus intentos.

Ordenare mi cueva

cuando dejes tus gusanos en la urna

proteínas para la vida

de unos huevos cansados de arrastrarse.