Día perfecto

Me tuerzo el pié

y grito

grito tanto como el aire

grito como el agua.

Me rompo el cuello

y no grito

me salta la lengua

se me giran los ojos.

Me rompo un brazo

y me caen los dientes

la ilusión me engorda

me quedo apretado.

Me rompo las orejas

y bendito silencio

ya no hay cotillas perversas

ya te huelo…