Cociname

Adoras mis nalgas

como a mis garbanzos

cuando me meneo

recuerdas mi cocido gallego.

Te gusta relamer

y usar la lengua en mi cuchara

no hay postre que no haga

que no te produzca un orgasmo.

Y no quieres lavar

ni secar luego la vajilla

solo quieres que te repase

todo aquello referente a tu vagina.

Café con leche

de tus pechos en mi boca

me pones el delantal

y me propones una salsa.

Eres el horno de mi vida

y te gustan los cubitos de hielo

para derretir la nevera

que crece entre la cama y el suelo…