Ya falta menos

Te tiemblan las piernas
estabas cansada de esperar,
me vas a encontrar
entre la vida y el olor a sal.

No duermes y piensas
en que ese día llegue ya,
tienes ganas de comenzar
una aventura a la par.

Miradas de atlántico buscando
el candado en nuestro puente,
los graffitis de los años
y una cama a estrenar.

Sentir la libertad
de recorrer mis venas,
lo que ves en la distancia
esta vez en tus suelas…  

Eres tu “rosa”

Se termina

la falsa inocencia

de tu sincera

enemistad.

Zarpazos

de tu aburrida alegría

de tus remordimientos

de tu amor.

Ignorando

las verdaderas intenciones

de escribirme

valorando revolverme.

Sin saber

en tu propia existencia

lo que quieres para ti

y saciar tu melancolía.

Dándote cuenta

de que sin mis recuerdos

ese océano que te cubre

son tus mejores excusas.

Lanzándote

a una búsqueda loca

donde el único sabor que te queda

era de cuando te hacia el amor. . .

Sopeame con amor

Sopeame un poquito

 

totalmente crudo

 

te prometo buen sabor

 

y un cariño exquisito.

 

Cucharada a cucharada

 

mi esencia es toda tuya

 

nada mejor que probarme

 

para engancharte a mi sonrisa.

 

Adoptame y llevame contigo

 

aunque sea a un cielo imaginario

 

no hay mejor manera de vivir

 

que sentirse amado.

 

Sopeame y sopeame

 

degustame con tu lengua

 

deja fluir tus palabras

 

y hazme tu primer plato.

 

Coexistir

Tu me importas

yo te importo

y navegamos en el mismo

océano.

A nivel energético

de dos seres cómplices

cuya afinidad

es saber manifestarse.

El poder juntos

levantarse sin desesperarse

haciendo bastante más

de lo que nunca hicimos.

Deslizando los huesos

de nuestros cuerpos

rompiéndose por dentro

la desesperanza, el abandono.