Y al final

De tanto esperarte
me he dejado la vida
de tanto escribir
he aborrecido mis letras
de tanto quererte
he empezado a odiarme
de tanto ofrecer
me he quedado sin nada…

Cámara

Me enfocas y me retratas, me saludas distante, cámara. Y haces de tu noticia la prisión de mi vida, que por unos segundos grabados renuncio yo a los míos y me haces inmortal, ¿con que derecho?, no lo veas como algo normal. Me has dejado en cinta, carrete embobinado, preso como reliquia del pasado y me enterraras tras positivarme y lanzarme al espacio, donde un satélite me recogerá y me fundirá en microondas, sin vástagos, que peligro. Luego me abandonaras, en las estanterías telarañicas preñadas de polvo y de gafas de culo de botella, un numero, un par de letras y nuestro divorcio se consuma, adiós cámara, pero no te olvides, yo te vi primero.

Buscando el momento

 
Te quiero
me quieres…
Y pensar que tu y yo somos lo mismo.
Que nada nos impone.
Identidad, sentido común entre lanzas de palabras hirientes.
No oculto el ansia de la vida, sería un desprecio a todo lo que se mueve dentro de mi visceralmente,
pero los días son hermosos en su contexto ¡pero tan cortos! …
Día 1: Amar.
Día 2: Amar.
Día 3: Amar… y los días van pasando
Día 3.457: Amar.
Se ama desde que se nace y ves la luz fuera de un ser al que amaras, amas al crecer y ver la vida, a tu primer romance, amas por encima de lo que te dicen a quien más te gusta.
Día 9.856: Amar y amar.
¿Acaso no es a lo que venimos a este mundo?
Tu vientre,
ese mar suave con un remolino de algodón.
 
 
 
 
 
 
 
 
 

El faro de mi locura

Si te asomas a mi interior, niña de los ojos grandes veras como mi corazón se llena de luz. Aunque prefiera la noche porque puedo sentir el silencio en mi mente y aproximarme mas a ti, esa luz no es para nada parte del sol, es tu mirar, tan llena de alma. Y en la oscuridad resplandeciente puedo contar con la intimidad y cruzar los puentes sin necesidad de barcas, solo de tu mano y dejándome llevar paso a paso. Superando los obstáculos de los pretendientes a Reyes de un paraíso que solo tus ojos grandes llegan a contemplar, donde me dejas vivir, me dejas en el pensar. Y estoy orgulloso de la melodía cerrada que acompaña nuestra aventura porque inexistente es un clamor. De entre todas niña, tus ojos grandes, son el faro de mi locura.